Menu

Desayunos Saludables y Rápidos

Desayunos Saludables y Rápidos

Seguramente, si hablamos de un desayuno en el calor del hogar, o de un domingo o día festivo, hablaremos de un desayuno saludable que incluye unos huevos fritos o estrellados, a la mexicana, o unas quesadillas, unas picaditas o memelas, o unos chilaquiles, acompañados con un vaso de jugo de naranja o un vaso de leche con chocolate o café.

Pero, si hablamos de los desayunos de los días entre semana, días de trabajo y estudio, días en los que andamos corriendo a causa del tiempo y los deberes, seguramente la mayoría mencionará un mal desayuno o la ausencia por completo de este importante momento del día a día.

Ya se ha mencionado muchas veces la importancia de un desayuno balanceado. Ya nos hemos escuchado muchas veces diciendo que no tenemos tiempo para preparar un apetitoso desayuno saludable todos los días. Pero, ¿has pensado que puedes tener un desayuno nutritivo y que a la vez no te consume tiempo y que incluso puedes tomar en el camino?

Aquí unas ideas para tener un desayuno sano sin perder valiosos minutos:

  • Una pieza de fruta fresca, llámese manzana, pera, plátano ¡la que tengas!, una rebanada de queso ¡el que haya en la nevera! y un puñado de nueces o pasas o almendras.
  • Una rebanada de pan de grano entero con una cucharada de mantequilla de maní.
  • Una taza de yogurt natural con nueces y fresas, o zarzamoras, o blue berries, o la fruta que tengas en casa! (La dieta South beach sugiere en el desayuno, una compota preparada con una capa de yogurt, una de fresas, una de granola y más yogurt ¿fácil, no?)
  • Avena! Prepara una noche antes un poco de avena cocida con leche. Al día siguiente, sírvete una porción en un tazón, agrega fruta y miel y listo.
  • Huevos hervidos! Los huevos los puedes hervir unos días antes y mantenerlos en un recipiente sellado en el refrigerador. Estos te aportarán una importante cantidad de proteína y algunos otros nutrientes importantes para el cerebro difíciles de encontrar como la colina. Acompáñalos con una pieza de pan de grano entero con topping de mantequilla natural. Tu cerebro te lo agradecerá.
  • Un licuado! tan rápido como poner en la licuadora un vaso de leche o soya si lo prefieres, la fruta de tu preferencia y una cucharada de avena o de amaranto o de nueces o de almendras. Incluso lo puedes enriquecer con melaza o con germen o salvado de trigo. Sencillo de preparar pero extraordinariamente nutritivo.
  • Un sandwich! de mantequilla con mermelada, de miel de abeja, de lo que sobro de la cena de la noche anterior, de requesón, de jamón con queso. Incluso lo puedes preparar la noche anterior.

Con éstas ideas, ya no tienes pretexto para no desayunar. Recuerda que el desayuno es el alimento más importante del día, y disfrutar de alimentos nutritivos en él llenara de energía cada actividad que realices.

2 Comentarios
  1. Astrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*