El Día de Muertos está a la vuelta de la esquina; de hecho, en muchas poblaciones de nuestro México los rituales ya han comenzado. Uno de los elementos que no puede hacer falta en nuestro altar es el pan de muerto también llamado hojaldra, un pan particularmente aromático que únicamente se prepara en estas fechas y que como todo lo que ponemos en nuestra ofrenda a los muertos, tiene un importante significado.

Hojaldras o pan de muerto. Receta | cocinamuyfacil.com

En realidad, el pan de muerto en su forma más tradicional tiene un doble significado. Hay que recordar que en la tradición hay una sinergía entre los ritos católicos y las costumbres prehispánicas. Así, por un lado, el pan de muerto representa la cruz de Cristo, mientras que por otro, las canillas o tiras sobre la corteza representan los huesos de nuestros muertos  y el ajonjolí, las lágrimas de las ánimas que no han encontrado descanso.

Con la globalización, poco a poco hemos ido perdiendo la costumbre de hacer el pan de muerto en casa, pues hoy en día es muy fácil encontrarlo por la temporada en las panaderías locales y tiendas de autoservicio. Pero, no hay nada como un pan de muerto hecho en casa, y la verdad sea dicha, tampoco es muy complicado prepararlo. Eso sí, hoy nos saldremos de las recetas listas en 30 minutos, pues la receta de pan de muerto nos pedirá pasar al menos un par de horas en la cocina.

Hojaldras o pan de muerto. Receta | cocinamuyfacil.com

Los ingredientes tampoco tienen nada fuera de lo común: harina, huevo, mantequilla, levadura, azúcar, sal, ralladura de naranja y agua de azahar, que quizá el azahar es la más difícil de encontrar, aunque bien podemos hacer un té concentrado de azahares que encontremos en el supermercado. Si no lo encontramos, podemos prescindir de ella.

Hojaldras o pan de muerto. Receta | cocinamuyfacil.com

Hojaldras o pan de muerto. Receta
Autor:: 
Cocina / Cuisine: Mexican
Tiempo de Preparación: 
Tiempo de Cocción: 
Tiempo Total: 
Porciones: 8
 
Ingredientes / Ingredients
  • 500 gramos de harina de trigo tamizada
  • 15 gramos de levadura seca
  • 150 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 90 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 175 mililitros de leche tibia
  • La ralladura de dos naranjas
  • 3 cucharadas de agua de azahar
Para decorar
  • 1 huevo batido
  • Ajonjolí
  • Azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
Preparación / Directions
  1. Comenzaremos preparando la esponja de levadura. Para ello, en un tazón colocaremos 3 cucharadas de la harina que hemos medido, una cucharada del azúcar, la levadura seca en polvo y la leche tibia. Mezclaremos y dejaremos reposar en un lugar cálido por 10 minutos o hasta que doble su tamaño.
  2. En una superficie plana y limpia, haremos un volcán con la harina y en el centro colocaremos el azúcar, la sal, la mantequilla, y la ralladura de las dos naranjas. Mezclaremos intentando integrar bien todos los ingredientes hasta que nos quede una arenilla gruesa y ligeramente amarilla. En seguida, agregaremos los huevos y el agua de azahar. Volveremos a amasar unos minutos y cuando comience a tener una textura suave, agregaremos la esponja de levadura.
  3. Continuaremos amasando por aproximadamente 30 minutos, hasta que la masa ya no se nos pegue a las manos y que al estirar un pequeño pedazo, se forme una telilla sin romperse. Dependiendo de la calidad de nuestra harina y su cantidad de gluten, es posible que necesitemos agregar un par de cucharadas más de harina, pero debemos cuidar de no excedernos pues el pan resultará duro si agregamos más harina de la necesaria.
  4. Una vez que esta lista nuestra masa, la colocamos en un tazón engrasado con aceite vegetal y la cubrimos. Dejamos reposar 30 minutos hasta que duplique su tamaño.
  5. Ya que ha duplicado su tamaño, amasaremos para sacar las burbujas de aire durante dos minutos y cortaremos en 9 partes. Una de estas, la apartaremos para luego hacer la decoración de la hojaldra.
  6. Las otras ocho partes, les daremos forma de esfera y las colocaremos sobre una charola para horno previamente engrasada. El pedazo que hemos apartado, lo cortaremos en 8 pedazos pequeños. De cada uno de estos haremos una bolita, y dos canillas, formando primero un cilindro y luego presionando con nuestros dedos estirados mientras hacemos rodar la masa.
  7. Precalentamos el horno a 180ºC.
  8. Con el huevo batido, haremos una cruz atravesando de lado a lado del pan. Sobre el huevo, pondremos las canillas y al final, en el centro, una bolita de masa.
  9. Dejaremos reposar nuevamente por 15 minutos, y para después hornear durante 20 minutos.
  10. Tan pronto como saquemos las hojaldras del horno, las barnizaremos con mantequilla derretida y les espolvorearemos encima, según nuestro gusto, azúcar o ajonjolí

Hojaldras o pan de muerto. Receta | cocinamuyfacil.com

Las recomendaciones para preparar este pan de muerto, es procurar que la leche esté tibia. Mi punto de referencia, debo poder meter la punta del dedo, sin quemarme a la altura de la uña (con la mano limpia, claro está). Si me quemo, la leche estará demasiado caliente y matará a la levadura. Por el contrario, si apenas está tomando temperatura, puede que la levadura no esponje, y por consiguiente, tampoco nuestro pan.

Como en toda receta de repostería, debemos cuidar que tanto el huevo como la mantequilla estén a temperatura ambiente. Mejor si la mantequilla está a punto pomada, suavizada, para así poder trabajar mejor la masa. Además, si tenemos una batidora de pedestal con el utensilio para amasar, como las Kitchen Aid, podemos hacer uso de ella, siguiendo los mismos pasos que hemos indicado en la receta, utilizando la velocidad 2 o 4 como máximo. El tiempo de amasado, será entonces de unos 20 minutos aproximadamente.

Si algo me gusta de esta receta y su preparación, es que el tiempo dedicado es bien justificado. El pan resulta realmente suave y esponjoso, y lo mejor, es que aunque se enfríe, no se endurece. Desde luego, hay que acompañarlo con una taza de chocolate caliente, y no olviden, que el pan de muerto tras estar en la ofrenda, sabe todavía mucho mejor.

¡Buen provecho!