Bocadillos de queso ligeros para adelgazar

Los quesos son fuente importante de calcio, fósforo, y proteínas de buena calidad. Además, entre sus nutrientes contiene vitaminas A, D, B2 y B12. Con todos estos nutrientes, los quesos no solo ayudan a la formación de los huesos, sino que ayudan a proteger de infecciones, a mejorar la apariencia de la piel, mejoran la cicatrización e incluso ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso.

Pero tratándose de quesos, no todo es color de rosa, puesto que estos contienen muchas calorías y grasas saturadas que pueden estropear tu dieta y hacerte subir de peso. Es por eso, que si estás pensando en una nutrición saludable, bajar de peso, combatir la obesidad y alcanzar tu peso ideal, debes controlar el consumo de estos lácteos lo cual, es una tarea difícil para los amantes del queso, puesto que es tan delicioso que resulta complicado reducir su ingesta.

Así que, en Cocina Muy Fácil hemos pensado en cómo ayudarte a controlar el antojo de queso con estos bocadillos de queso bajos en calorías.

1. Palitos de queso mozzarella al horno.

Los palitos de queso son una delicia, sin embargo, una orden puede tener alrededor de 700 calorías y más de 40 gr. de grasa saturada. De modo que si tienes antojo de palitos de queso, mejor prepáralos en casa, en lugar de pan molido, usa pan rallado japonés (Panko), es fácil de encontrar en el supermercado, con ello lograrás reducir la grasa en tus palitos de queso. Si aún quieres hacerlo mejor, cambia el queso mozzarella por el queso cheddar y acompáñalos con el aderezo de tu preferencia.

2. Verduras y frutas con queso

Como hemos mencionado antes, el queso es rico en proteínas y calcio, por lo que, combinarlo con otros alimentos igual de nutritivos es excelente. Las frutas y verduras son bajas en calorías y son deliciosas acompañadas de cualquier queso. Prueba unas rodajas de jitomate con queso mozzarella, peras con queso cheddar o pimientos verdes con queso amarillo o queso Colby. Te encantarán los contrastes que estas combinaciones generan.

3. Dip de queso

Preparar un dip de queso es muy sencillo. Mezcla una porción de queso crema bajo en grasa con tu aderezo favorito, y a continuación, mételo al horno de microondas hasta que esté caliente. Es perfecto para acompañar unas papas fritas al horno o unas verduras al vapor y mucho más saludable que un dip de queso comercial.

4. Quesadillas

Si tienes antojo de un bocadillo caliente y con queso, ninguno es mejor que una quesadilla ni tan fácil como poner queso sobre una tortilla de trigo o de maíz, calentarla en una sartén sin aceite, hasta que se funda el queso y acompañarla con una salsa mexicana. Si la quieres hacer más saludable y aumentar la proteína o la fibra que una quesadilla te proporciona, puedes añadir un poco de pechuga de pollo o verduras o bien puedes acompañarlas con un plato de frijoles caldosos. Delicioso!

5. Quesos rallados.

No importa que bocadillos con queso hallas elegido. Lo que importa es el control de porciones. Para seguir manteniendo tus aperitivos y antojos con queso sin ganar calorías, un buen truco es usar queso rallado. Espolvoréalo sobre lo que quieras, y permite que se gratine. Estarás consumiendo menos cantidad de queso, pero disfrutarás de su sabor en cada bocado!

Esperamos que estos tips te ayuden a alcanzar tu peso ideal y mejorar tu nutrición, sin dejar a un lado los alimentos que más disfrutas. Recuerda que en Cocina Muy Fácil recomendamos el programa Comer para Perder de Isabel de los Ríos, ya que es un programa que se basa en el tipo metabólico de cada persona y realmente te enseña a comer de todo pero de una manera saludable y balanceada.

loading...