Tips para bajar de peso saludablemente

Bajar de peso saludablemente sin dietas rigurosas es realmente sencillo. Hoy traemos para tí 10 tips para bajar de peso saludablemente. Recuerda, que acompañando a una alimentación adecuada, debe ir el de ejercicio físico para así mantenernos sanos y en forma.

1. Elige alimentos saludables de alta calidad.

Esto significa, que debes deshacerte de los alimentos procesados. La comida más saludable, no se encuentra en cajas de cartón o latas, se encuentra en los productos frescos. Al deshacerte de los alimentos procesados, notarás que empezarás a perder peso, puesto que reducirás la ingesta de carbohidratos simples como las harinas o el azúcar.

Además de preocuparte por la calidad de los alimentos que consumas, debes preocuparte también por la cantidad. Usa un plato más pequeño a la hora de servirte. Recuerda que muchos comemos con los ojos antes de comer con la boca. Usando recipientes más pequeños, limitarás la cantidad de comida que pones en ellos.

2. Evita saltarte las comidas.

Muchas personas piensan que saltándose el desayuno o la cena, bajaran de peso más rápido. Si tú eres uno de ellos, es momento de cambiar esa actitud, ya que, al no comer suficiente, el cuerpo siente hambre y como consecuencia, reducirá el ritmo metabólico, de modo que, en lugar de perder peso, aumentará este. Lo mejor que puedes hacer, es programar tres comidas al día a una hora similar para asegurar un suministro constante de energía a nuestro cuerpo, y dos tentempiés como yogurt y frutas entre el desayuno y la comida, y ésta y la cena.

Por cierto, si saltas el desayuno, seguramente caerás en la tentación de pasar por la máquina de dulces a media mañana.

3. Lleva una dieta balanceada.

Cuando planees una comida, elije una combinación de proteínas como el pescado, grasas de alta calidad como el aceite de oliva, y carbohidratos complejos como las verduras de hoja verde y los granos integrales. Para tus bocadillos, intenta con la misma cantidad pero en proporciones más pequeñas como por ejemplo una galleta integral con verduras crudas y mantequilla de nuez. Recuerda, que la proteína es la que mejor satisface el apetito y su efecto tiene una mayor duración que los hidratos de carbono o las grasas.

4. Reduce la cantidad de lácteos que consumes.

Después de la infancia, no es necesario continuar tomando grandes cantidades de leche y comiendo muchos lácteos para estar saludable. Con dos o tres vasos de leche desnatada o yogurt o queso al día es suficiente. Si no deseas renunciar a la leche entera, consúmela orgánica y en cantidades muy pequeñas. Si deseas añadir más calcio a tu dieta, selecciona las verduras de hoja verde, ya sea crudas o cocidas y añade pescados como el salmón y las sardinas.

5. Disfruta más las frutas y las verduras.

Comer una proporción mayor de frutas y verduras aumentará la cantidad de fibra en tu dieta. Recuerda que además, las frutas y verduras tienen un bajo costo comparado con las carnes.

6. Come con todos tus sentidos.

Y esto no es más que lo que nos dicen nuestras madres cuando somos niños: come despacio. Aprecia los colores, los sabores, las texturas y evita las distracciones. Haciéndolo de esta manera, tu cuerpo se dará cuenta que estás comiendo, y alcanzarás más fácilmente el nivel de saciedad. Los expertos recomiendan, comer hasta que estés cerca de dos tercios de satisfacerte por completo, de este modo, en lugar de sentirte lleno y con sueño, te sentirás activo.

7. Incluye en tu dieta granos enteros.

Si hay algún punto donde puedes perder buena cantidad de peso ese es la disminución de los granos refinados, así que, será mejor que incluyas cereales integrales como la harina de trigo, la harina de avena, de maíz integral o arroz integral, así como el salvado y el germen de trigo. Recuerda que los cereales refinados pierden fibra dietética, hierro y vitaminas al procesarse, lo que afecta tu consumo de fibra. ¿Por qué es importante la fibra? porque te ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre, a disminuir el riesgo de enfermedades cardiacas, la obesidad y la diabetes.

8. Agrega sopas y ensaladas a tu comida.

Come una ensalada cruda (o un aperitivo de vegetales crudos) o sopa antes de la comida para ayudar a llenar antes de que llegue el plato principal. La sopa o ensalada debe complementar lo que va a seguir. Así, si el plato principal es pesado, la ensalada o sopa deberá ser ligera o simple, y viceversa.

9. Cuida tus emociones, algunas desencadenan malos hábitos alimenticios.

Emociones como el estrés, la depresión, el agotamiento, a menudo resultan en ingestas grandes de alimentos o muy dulces o muy salados o muy grasosos. Esto se debe, debido a que el cuerpo busca una fuente de energía o un poco de comodidad. La solución para evitar esos “atracones” de comida, es encontrar una alternativa que ayude a disipar las emociones negativas, tal como lo es el ejercicio, evitar la televisión en exceso o tomar una siesta contra el agotamiento.

10. Aprende a cocinar.

Comer sano significa hacer un cambio de estilo de vida, y el primer paso es aprender a preparar platos deliciosos. Aprender a cocinar, te mantendrá inspirado en la buena alimentación, además de que estarás más consciente de lo que estás comiendo.

Con estos sencillos tips, lograrás una pérdida de peso constante y adecuada, además, te olvidarás de las dietas del tipo “no grasas”, “no azúcares”, “no carbohidratos”, las cuales, no son adecuadas para un propósito de vida y alimentación saludable.

Si quieres más consejos para bajar de peso saludablemente, llena el formulario de la derecha y recíbelos directamente en tu correo.