Una de las cosas que más me admiran del Internet es la facilidad de acceder a un mundo de información, en segundos, desde la palma de tu mano. Gracias a sitios como entiendelo.online es que  podemos satisfacer nuestra curiosidad y  descubrir respuestas a preguntas como: ¿qué es un call center? o bien encontrar recetas que nos explican cómo se hacen los duraznos en almíbar.

Pensando en ello es que me he dado cuenta que he dejado de lado la oportunidad de escribir sobre algunas técnicas de cocina que son muy básicas, que requieren poco esfuerzo y que cambian por completo la forma en la que preparamos la comida. De allí que hoy me haya propuesto a escribir el ¿cómo hacer un pollo al horno?

No podrán negar que un buen pollo horneado, rostizado, o a las brasas es capaz de darnos no solo un gran sabor, sino la posibilidad de en base a este preparar varias recetas más. Puede convertirse en el plato fuerte de la comida, en una sopa, en el relleno de un sandwich, en tantas cosas. Lo único que nos pide es tener confianza en nuestro horno y un poco de paciencia.

¿Cómo hacer un pollo al horno?

Lo que buscamos en un pollo horneado es sencillo de lograr: una carne suave y jugosa, ligeramente sazonada. Lo mejor es que la preparación no nos tomará más de 10 minutos, aunque la cocción dependerá del tamaño y peso de nuestro pollo, entre una y una y media horas en las que no es necesario que estemos en la cocina.

Un paso especialmente importante para mí es el asegurarme de que el pollo no esté excesivamente húmedo. Buscamos que la piel esté tan seca como sea posible para que logremos que quede dorada y crujiente. De allí que una vez que lo saquemos de su empaque intentaremos quitarle la humedad superficial con ayuda de unas toallas de cocina.

¿Cómo hacer un pollo al horno?
Autor:: 
Tiempo de Preparación: 
Tiempo de Cocción: 
Tiempo Total: 
 
Ingredientes / Ingredients
  • 1 pollo entero
  • 4 cucharadas de aceite de oliva o de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de sal de mar
  • Pimienta negra molida
  • Hierbas aromáticas (opcionales)
Preparación / Directions
  1. Precalentamos el horno a 235ºC y nos aseguramos de colocar la parrilla del horno en la parte baja de éste.
  2. Retiramos las menudencias del pollo. Este paso pueden hacerlo en la carnicería por nosotros, y si lo compramos en el supermercado lo único que tendremos que hacer es sacar la bolsa de menudencias que hay en la cavidad . Éstas menudencias podemos descartarlas o preparar un caldo con ellas.
  3. Con ayuda de toallas de papel secamos el pollo, asegurándonos de que éstas absorban cualquier líquido que allá en la superficie, principalmente sobre la pechuga, las alas o las piernas. Importante es también hacerlo por dentro de la cavidad.
  4. Cubrimos el pollo con el aceite de oliva o la mantequilla, frotando suavemente en todo el pollo. Esta grasa ayudará a que la piel quede crujiente y a mantener los jugos al interior del pollo.
  5. Espolvoreamos generosamente con sal y pimienta. Si usaremos algunas hierbas aromáticas o sazonadores, es momento de hacerlo.
  6. Colocamos el pollo, con la pechuga hacia arriba en una charola poco profunda para horno (2 cm de altura como mínimo) o bien sobre una sartén de hierro fundido.
  7. Bajamos la temperatura del horno a 200ºC, metemos el pollo y horneamos por 60 minutos.
  8. Nuestro pollo estará cocido cuando registre una temperatura de 72ªC en la parte más gruesa del muslo o de la pechuga y cuando los jugos estén claros. Si al probar con el termómetro aún no está listo, horneamos 10 minutos más y volvemos a probar, hasta que logremos que esté cocido.
  9. Dejamos reposar nuestro pollo por 15 minutos antes de cortarlo y servirlo.

 

¿Cómo hacer un pollo al horno?

Una de las preguntas que seguro se harán es cómo saber si el pollo al horno está cocido si no tienen un termómetro.  Tras decir que la mejor forma de determinar si está bien cocido es con una temperatura interna de 72ºC en la parte más gruesa les daré un par de consejos.

En primer lugar, seguir la regla de añadir 15 minutos de cocción por cada 450 gramos de carne (si, habrá que pesar el pollo antes de hornearlo). El segundo, intentar mover las piernas del pollo, deberán moverse con facilidad. Y por último, insertar un cuchillo en el área entre la pechuga y el muslo para asegurarnos que los jugos salgan claros.

Un último consejo para lograr hacer en el mismo tiempo una comida completa: poner en la bandeja del horno, a un lado del pollo, una cama de vegetales que incluya papas, cebolla, zanahorias, ejotes y floretes de brócoli y de coliflor. Se cocerán al mismo tiempo que el pollo y gracias a los jugos de éste, tomarán un sabor increíble.

¡Buen provecho!

loading...