Las diferencias entre una freidora de aceite y una freidora de aire

Me han preguntado recientemente a través de Facebook el qué tan recomendables son las nuevas freidoras de aire que tan de moda parecen estar o si es mejor continuar usando la clásica freidora de aceite. La elección desde luego debe recaer en nuestras necesidades alimenticias, nuestro presupuesto y la frecuencia en la que preparamos comidas fritas.

Sin embargo, si me parece importante hablar de las diferencias entre estos dos tipos de freidoras y de las diferencias en textura y sabor que pudieran resultar del uso de una o de otra.

Cantidad de aceite

De inicio, está el tema de freír con aire caliente, un proceso en el que usualmente no se necesita más de una cucharada de aceite, comparado con una freidora común en la que podemos llegar a necesitar entre 1 y 4 litros completos de aceite. Y no es precisamente el que esos 4 litros de aceite vayan a parar completos en nuestros alimentos, sino más bien el tema del ahorro, en una freidora de aire o freidora sin aceite, gastaremos mucho menos, pues hay que recordar que el aceite usado no debe volver a usarse.

Cantidad de grasa en los alimentos fritos

Por otro lado está el tema de la salud, pues en efecto, usar aire caliente para freír como lo hace la popular freidora tefal Actifry es mucho más saludable que sumergir los alimentos en aceite caliente, pues al freírlos de esta manera nuestros alimentos resultan con un 70 u 80% menos grasa que si los freímos de forma tradicional, algo que especialmente importante para quienes llevan una dieta baja en grasas.

Las diferencias de textura y sabor

Eso si, de la manera tradicional algunos alimentos como el pollo tendrán una piel crujiente, y una carne más tierna y húmeda pero con una mayor cantidad de grasa. Esto se debe a que si usamos una freidora de aceite podemos pasar primero los alimentos por una mezcla húmeda, mientras que en una freidora sin aceite no podemos hacerlo, pues el movimiento rápido del aire caliente removerá la mezcla de los alimentos.

Esto último no es motivo para decirle que no a las freidoras de aire, pues bien podemos rociar ligeramente un poco de aceite sobre los alimentos para lograr una textura ligeramente más crujiente. Por el lado del sabor no debemos preocuparnos, pues los alimentos fritos en cualquiera de las dos formas saben muy bien.

Tiempo de cocción y capacidad

Otros elementos a considerar al escoger un tipo de freidora es el tiempo de cocción y la capacidad de éstas. Por un lado, freír en aceite es mucho más rápido que usar una freidora de aire, pues en el primero el calor se transfiere de manera eficiente y directa del aceite hacia la comida. Por ejemplo, freír unos gajos de papa nos llevará 15 minutos aproximadamente en una freidora de aire, y solo un par de minutos en aceite de caliente.

Además, en una freidora de aceite usualmente es posible freír más comida a la vez que en una freidora de aire, pues éstas tienen una menor capacidad. De allí, que debemos tener claro si la freidora la necesitamos para un uso ocasional en casa, o la necesitamos para un negocio o para servir a una mayor cantidad de personas, como por ejemplo en una fiesta.

Recalentar

El último punto a tener en cuenta, además del precio, es el tema de recalentar la comida, pues en una freidora de aire podemos realizarlo sin problemas en tan solo 10 minutos, manteniendo la textura de nuestros alimentos, algo que con las freidoras de aceite no es práctico, pues habrá que usar nuevamente aceite y corremos el riesgo de quemar nuestros alimentos.

En Cocina Muy Fácil | ¿Cómo elegir una licuadora?

En Cocina Muy Fácil | ¿Cómo elegir una cafetera de cápsulas?

 

 

 

loading...