Con el popular consumo de la fécula de maíz que mucho conocen simplemente como Maizena, hemos ido dejando de lado la harina de arroz para hacer atoles, siendo que ésta hace que los atoles resulten mucho más ligeros, y desde luego también nos sirve para hacer agua fresca, para empanizar, para espesar nuestras sopas y para cocinar sin gluten.

En la receta de hoy, vemos como usar la harina de arroz para preparar un delicioso atole de mandarina, una fruta cuya temporada está terminando, pero que algunos aún podemos encontrar en nuestros mercados.

atole-mandarina-2

Ya sabrán ustedes, que este atole de mandarina está rico para entrar en calor durante las mañanas frías, y que para acompañarlo no hay nada como un pan dulce o un tamal calientito. Si no tienen tiempo de hacerlo durante la mañana, pueden prepararlo en la noche y simplemente calentarlo al otro día.

Atole de mandarina. Receta
Autor:: 
Categoría: Bebidas
Cocina / Cuisine: Mexicana
Tiempo de Preparación: 
Tiempo de Cocción: 
Tiempo Total: 
Porciones: 6
 
Ingredientes / Ingredients
  • 200 ml de jugo de mandarina
  • 4 cucharadas de harina de arroz
  • 400 ml de agua
  • 500 ml de leche
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato
Preparación / Directions
  1. Lo primero que haremos será poner a calentar en una cacerola a fuego medio el jugo de naranja y el azúcar, hasta que se reduzca un poco y esté espeso.
  2. Disolvemos la harina de arroz en el agua fría, y la ponemos a calentar junto con la cucharadita de bicarbonato. Cuando empiece a espesar, añadimos poco a poco la reducción del jugo de mandarina.
  3. Nuevamente, dejamos que comience a hervir y añadimos lentamente la leche, moviendo constantemente con una cuchara da madera. Bajamos el fuego y permitimos que hierva durante 5 minutos.

Atole de mandarina. Receta | cocinamuyfacil.com

El bicarbonato de sodio agregado en este atole de mandarina, tiene como función evitar que se corte la leche cuando entre en contacto con la acidez de la mandarina.  Si no lo agregas, pero tienes cuidado de añadir poco a poco la leche, notarás que se corta muy poco y es casi imperceptible a la vista. Yo, prefiero ir a la segura.

¡Buen provecho!