Tomar café de cápsula se ha convertido en una experiencia única, para los hedonistas del café. Una textura robusta y un gusto penetrante en el paladar son las características principales de una buena cápsula de café. Para los que quieren ir más allá de los 5 sentidos en el café, está la opción de acompañarlo con algún bocado o alguna pattiserie exquisita. A continuación te presentamos 5 opciones de pastelería para acompañar tus cápsulas de café. ¡Bon Apetit!

Café intenso + chocolate: el favorito de la cápsula de café

Dado el sabor robusto de las cápsulas más intensas, se necesita de un maridaje para aplacar el amargor y la textura de una buena cápsula de café. Según los expertos cafeteros, el chocolate con leche es lo ideal para potenciar esta experiencia. Si bien se busca equiparar el sabor intenso, el chocolate amargo ayuda a sentir más esos sabores. Otra variante válida son las tortas de frutas e incluso el chocolate con leche, pero el resultado bien puede ser placentero pero no equiparable con la primera opción.

Capuchino + postres helados

La textura amigable y la espuma del capuchino se lleva bien con los postres helados. Al ser de una base liviana de leche, los postres helados (en especial, aquellos que poseen chocolate) ayudan a reforzar el sabor del café, sin quitarle protagonismo. A veces, pareciera que es parte de un solo plato: un helado con gusto a capuchino. 

¿Y en cuanto a postres helados? Podés optar desde el brownie con una bocha de helado o un postre charlotte. Las tortas heladas, compuestas de varios sabores de helado también son una elegante variante para maridar un capuchino.

Latte + una torta de chocolate

El sabor suave del latte es el que más se adapta a varios tipos de postres. En este caso, la baja intensidad del latte aporta un panorama más amplio para disfrutar de tu cápsula de café con un postre.

En este caso, las tortas con chocolate intenso (¡la tarta con chocolate cobertura es mi favorita!) e incluso, en donde predominen varios sabores son la opción ideal para esto. ¡Podés probar desde unas galletitas hasta un postre compuesto totalmente con chocolate!  

Pero cuidado, dado el sabor tranquilo del latte, no abusar con los sabores. No olvidemos que buscamos maridar nuestro café para poder disfrutarlo por completo, sin opacar sus sabores. ¡Cuidado!

Espresso + tiramisú

Lo que sucede con las cápsulas de la línea espresso, es que son las de sabor menos intenso. Si bien son de sabor amargo, la penetración del sabor en nuestro paladar no se equipara con las de la línea más intensa.  

Al igual que con el latte, al elegir el maridaje corremos el riesgo de opacar la bebida. Y en este caso, para no olvidar que estamos consumiendo café, la recomendación pasa por un postre que posea café en su preparación, como puede ser un tiramisú. Otros postres que funcionan, sin necesidad de ponerles café, son aquellos con textura esponjosa y notas picantes como el cardamomo o la canela. Dado las notas de granos y cereales que poseen algunas cápsulas de esta línea, el picante suele llevarse bien con el sabor amargo de estas cápsulas.

Mocha + tortas frutales

Para los fanáticos del chocolate, aparecen las variedades saborizadas como el mocha. Lo podemos encontrar en chocolate negro o blanco, y su principal característica es que no es una variedad que se pueda endulzar. El sabor del chocolate le aporta el dulzor justo a este café.

Sin embargo, para no reforzar aún más el dulzor del chocolate, el complemento perfecto deberá venir por el lado de las frutas: una torta con frutos como puede ser un cheesecake o un crumble de manzana, es la mejor compañía. Si bien el dulzor de ambos elementos puede ser o no mayor, ambos dulces se complementan y dan descanso entre un bocado y un sorbo.  

¿Sabés de otros maridajes? ¿Ya probaste otros? ¡Contanos cómo funcionaron!

loading...