Cómo elegir sartenes de calidad para tu cocina | cocinamuyfacil.com

Con la gran cantidad de videos de cocina que hoy en día vemos en YouTube, Facebook e Instagram, nuestro apetito se despierta fácilmente, tanto por los deliciosos platillos que nos muestran, como por hacernos de los muchos utensilios de cocina que vemos en ellos.

De ahí que no me ha sorprendido cuando me han preguntado mis suscriptores cómo elegir sartenes de calidad para nuestra cocina, pues hay una gran variedad de estilos y materiales como el hierro fundido, el acero inoxidable, el esmalte antiadherente y el cobre. Además debemos tener en cuenta el tipo de cocina que tenemos: de gas, de vitrocerámica o deInducción.

Cómo elegir los mejores sartenes

Cómo elegir sartenes de calidad para tu cocina | cocinamuyfacil.com

Personalmente, te recomiendo que antes de salir de compras en busca de tus nuevos sartenes, pasees por tu cocina y tomes nota (un inventario), de las ollas y sartenes que tengas en ella, para determinar cuáles te hacen falta y cuáles es necesario reemplazar.

Desde luego, no olvides considerar tu estilo y frecuencia de cocinar, pues ambos factores son también importantes para elegir el material. Por ejemplo, si sellas carne con frecuencia, quizá te sea más conveniente elegir sartenes de hierro fundido, mientras que si cocinas con frecuencia salsas de jitomate debes evitar las sartenes de aluminio o cobre pues esos ingredientes reaccionan con el metal.

Tipos de sartenes

  • De acero inoxidable y sin recubrimiento: los clásicos de larga duración, que son una buena opción para dorar y estofar. Lo más común es encontrarlos en juegos completos que incluyen sartenes y cacerolas de diferentes tamaños. Son fáciles de cuidar, no reaccionan con los alimentos y a menudo ofrecen un calentamiento rápido y uniforme.
  • Antiadherente: su ventaja es el que alimentos delicados como los huevos o los hotcakes no se pegan a su superficie, y requieren poco o nada de aceite, por lo que son idóneos para preparar platillos bajos en grasa o sin grasa. Son excepcionalmente fáciles de limpiar y la mayoría de ellos pueden usarse en cualquier tipo de estufa, incluída la de inducción. Si su mango no es plástico, pueden incluso meterse a un horno a temperaturas de hasta 260ºC. Su desventaja, es el cuidado que se les debe de tener para evitar rayar o raspar su superficie y en ellas difícilmente podremos alcanzar un buen dorado.
  • Hierro fundido esmaltado: piezas clásicas y coloridas, ideales para asar, saltear, dorar, freír, estofar, guisar y cocinar a fuego lento. Pueden pasar sin problemas de la estufa al horno y del horno hasta la mesa. Calientan de forma lenta y uniforme, y retienen bien el calor. Gracias a su recubrimiento, no reaccionan a los ingredientes ácidos. Sin embargo, suelen ser muy pesados y su esmalte puede astillarse fácilmente.
  • Hierro fundido: son una gran alternativa a los sartenes antiadherentes. De hecho, Lodge, el fabricante de utensilios de cocina más antiguo de Estados Unidos se refiere a ellos como los «antiadherentes naturales». El hierro fundido, es extremadamente duradero y resiste temperaturas muy superiores a lo que se considera seguro para las sartenes antiadherentes. Son clásicos y mantienen la comida caliente durante mucho tiempo, para mí, tener al menos uno en la cocina es indispensable. Eso sí, debe cuidarse el no dejarlos en ambientes húmedos para evitar que se oxiden y tras cada uso y limpieza, deben ser sazonados con alguna capa de aceite para mantenerlos en estado óptimo.
  • Cobre: este tipo de sartenes proporcionan una cocción rápida y uniforme, pero además se enfrían rápidamente. Son ideales para sellar, saltear, freír y preparar saalsas delicadas a fuego lento. Y hay que admitirlo: su presentación en la mesa es muy elegante.  Sus desventajas: un precio alto y que fácilmente se pueden abollar, sin olvidar que el cobre es un metal reactivo, por lo que debemos elegir las que estén revestidas con estaño o acero inoxidable para cocinar de forma segura. No son una opción para quienes tienen estufas de inducción.
  • Aluminio: un material que es excelente conductor de calor y del que comúnmente encontramos sartenes a precio razonable. Son muy ligeros, pero a la vez son propensos a las manchas y pueden dar un sabor amargo a algunos alimentos. Para prevenirlo, debemos asegurarnos de elegir solo aquellos que estén hechos con aluminio anodizado.

Como en todo, estar bien informados puede hacer una diferencia notable al momento de hacer una buena compra. En mi opinión, tratándose de utensilios de cocina, es mejor elegir calidad antes que cantidad, pues después de todo, son el corazón de una buena cocina y son elementos que usamos todos los días.

Por último, para quienes tienen una cocina de inducción (cada vez las vemos con más frecuencia en los hogares), en esta página encontré una muy buena guía para elegir los mejores sartenes para este tipo de estufas, manteniendo una gran relación calidad-precio.

En Cocina Muy Fácil | ¿Cómo elegir una licuadora?

loading...